lunes, 24 de diciembre de 2012

Gracias Gorki Águila



Hoy quiero darle las gracias a Gorki Águila, a quien dedico esta entrada por ser un tipo tan retorcidamente chapucero y cutre a la hora de intentar dejar mal al socialismo cubano. Con contrincantes como usted me parece realmente increíble que alguien se trague la patraña de que Cuba es una dictadura.

Gorki Águila, cubano con nombre de novelista bolchevique es, sin embargo, un autoproclamado cantante de punk juvenil, juvenil de 40 y tantos años,  líder del grupo Porno para Ricardo, y un anticomunista que en Cuba se dice anarquista pero que, fuera, se abraza con Lech Walesa y pide a los izquierdistas occidentales que se limiten a mejorar el capitalismo. ¿Qué diría Bakunin si levantara la cabeza?


Le doy las gracias por mostrar camisetas y difundir "música" poniendo a parir a la Revolución cubana y al socialismo, dejando claro que en Cuba no se persigue a nadie por llevar mensajes de este tipo.

Le agradezco que predique usted a favor del derecho de los cubanos a entrar y salir libremente del país cuando usted entra y sale libremente de Cuba para ir a EEUU a decir que en Cuba no dejan salir a nadie.  Por cierto, y esto va para todos esos que aprovechan que son cubanos para prohibirnos a los demás que hablemos de Cuba pues, supuestamente, su pasaporte les hace ser dueños de la verdad absoluta sobre su país. Yo también tengo familia cubana y esta ha podido viajar libremente a Canarias, España. La persona en cuestión fue una prima lejana a la que un programa del malvado gobierno comunista que no deja salir a nadie le pagó el viaje para que pudiera encontrarse con sus familiares canarios. Y que nadie le busque tres pies al gato, esa prima lejana no tiene ningún cargo político ni es miembro del Partido Comunista Cubano.


Es muy cómico además que cuando usted está en EEUU cambia el discurso y en lugar de decir que no dejan salir a ningún cubano, lo que hace el gobierno es limitar la estancia a un cierto número de años, algo que se contradice con la presencia de cientos de cubanos residentes en el extranjero desde hace años, incluidos muchos de Miami a los que la oficina de intereses cubanos permite la renovación de pasaporte a sus ciudadanos.

Es de agradecer que haya puesto como emblema de la resistencia a la supuesta tiranía comunista cubana una música carrasposa y cutre como la que usted chilla.

Pero lo que más le agradezco es que haya dado usted, sin pretenderlo, una muestra tan patética de la supuesta persecución política cubana hacia su música:



Sí, como han podido ver, Gorki Águila y sus colegas berrean con total libertad en un balcón, no les reprime nadie aparte de dos vecinos cansados del ruido. Tras un rato, la única “represión” política viene de parte de un anciano encolerizado y tras el griterío, y solo tras el griterío y el escándalo, aparece un coche de la policía, como ocurriría tras un follón así en cualquier barrio del Universo. Del coche, que era uno solo, no sale absolutamente nadie y solo se queda ahí por si se vuelve a liar. Y esa es toda la terrible represión cubana, hacia un tipo que va gritando por ahí lo de “no coma tanta pinga comandante”.

Y ahora vamos con asuntos de AUTÉNTICA represión política a grupos musicales en el paraíso capitalista con el que sueña Gorki Águila, y no las patéticas performances de este personaje que solo consigue cabrear a 2 ancianos desde un balcón. Con ustedes el caso de Marc, hijo de Sam y de Pablo Hasel:





La verdad es que no comulgo en nada y hasta tengo mucho, demasiado que criticar al partido al que apoyan las dos personas que han salido en estos vídeos, pero aquí la cuestión no es esa sino la de que dos personas, por un asunto de opiniones vertidas en obras musicales, son vejadas, detenidas, llevadas de un lado a otro del país en secreto y enjuiciadas por magistrados puestos a dedo por dirigentes políticos en el paraíso del capitalismo, y todo por un delito de opinión.

Por cierto, yo la primera vez que tuve conciencia de la existencia del grupo Porno para Ricardo fue gracias a la película Habana Blues, patrocinada por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica, ICAIC, organismo del Estado que supuestamente quiere evitar a toda costa que se conozca a este grupo tan peligroso.  No sería de extrañar que te dejaran hacer lo que te de la gana para que te desacredites tú solito y es que la propaganda de este grupito es tan mala que hasta yo la pongo en mi blog.

Y ahora ya sin ironía ninguna, si critico a Gorki Águila como cantante no es porque sea mi enemigo ideológico, Elia Kazan, por ejemplo, era un anticomunista repugnante y un chivato a sueldo, pero era un gran cineasta, Frank Sinatra era otro anticomunista y amiguito de Reagan, pero ya quisiera el liendre piojoso este de Águila cantar como él.

viernes, 21 de diciembre de 2012

Propuesta antifascista 1, desmontando mitos



El movimiento antifascista en España, al que dedico mi más profundo respeto, tiene una manía y es que últimamente parece que se centrara demasiado en la imagen del fascismo, en los nombres de las calles, etc. Todo esto me parece fenomenal, creo que hay que cambiar toda la nomenclatura fascista de todas las calles de este país, es más, yo incluso cambiaría aquellas que están dedicadas a miembros del clero y la aristocracia, pues nunca dieron nada bueno por España sino que más bien fueron sus verdugos.

Ahora bien, creo que cambiar los nombres a calles, plazas, instituciones, etc, es solo algo testimonial del franquismo, es decir, solo habla de un efecto de la dictadura. Yo creo que parte de la pasibidad frente a esa falta de respeto a la memoria viene porque el franquismo sigue completamente vivo hoy en día. Puede que se hayan quitado algunos nombres de calles, puede que no todo el mundo vote a la extrema derecha o al PP, pero si aún la mayor parte de la población sigue creyendo las mentiras de la dictadura, aquí va a dar igual que cambiemos los nombres a los espacios públicos, de hecho, posiblemente lo único que lograríamos así sería ayudar al régimen a lavarse de nuevo la cara como en la Transición.


Si hacemos esto lo que conseguiremos es que muchos digan o sigan diciendo:

"Sí, han quitado el nombre de Franco de esa calle porque ya no se lleva y mató a mucha gente pero al menos nos salvó de la Unión Soviética y construía pantanos."

"Franco fue muy malo y a mi no me gusta pero al menos con él había trabajo."

"Franco fue un dictador pero es que con los otros habríamos tenido también una dictadura."

El fascismo es fuerte no porque esté en las placas de las calles sino porque está aún en las mentes de muchas personas, muchas de ellas, incluso de las que aparentemente suelen manifestarse contrarias a ese régimen.

Propongo lo siguiente: Hagamos un recuento de todos y cada uno de los mitos del franquismo que aún siguen vigentes entre las creencias de la población, estudiémoslos y divulguémoslos y si es posible, reunamos y centralicemos todo tipo de documentación al respecto, incluyendo libros pasados a PDFs, fotografías, etc.

Sé muy bien que esto es causa de un problema de hegemonía, que mientras no haya una organización revolucionaria con poder suficiente en la calle aquí solo va a prevalecer la versión oficial de la dictadura. Aun así, ¿Cómo vamos a superar ese cerco mediático si nadie es capaz de superar el discurso oficial? Cada antifascista que se precie ha de ser una máquina de estudio y argumentación para que tras cada mentira haya una respuesta en cualquiera de los ámbitos en que estas  se den.

Algunos de los mitos de la dictadura a desmontar que yo propongo desmontar:

-Violencia franquista como respuesta a la violencia republicana.

-Construcción de obras públicas.





-Modernización económica del franquismo.
-República española, atea y perseguidora de curas y monjas y destructora de templos.

Y ahora algunas de las lindezas que recordar:

-Represión planificada desde antes del golpe.

-Experimentación con presos.


-Intento de exterminio cultural de pueblos de habla no castellana.

-Campos de concentración.

-Colaboración con el nazismo.

-Violación sistemática de mujeres.

-España como centro de operaciones de la Internacional Negra, formada por el terrorismo de extrema derecha de toda Europa.

-Cesión de territorios a los EEUU para bases militares.


-Persecución de curas vascos durante la guerra y de curas progresistas de los años 60 en adelante (así les quitamos el monopolio de la acusación de matar a los curas que tanto nos hacen).

Yo además haría hincapié en la forma de decir las cosas. Puede que a más de uno le moleste la forma que voy a proponer de enunciar estas cosas del franquismo pero sería interesante hablar de Franco como un traidor a España, un antiespañol. ¿Por qué no? La República hizo un gran alarde de patriotísmo frente a Franco, al que trató de títere de intereses extranjeros, y los anarquistas por su parte también tomaron esa vía. De esta manera les quitamos de una maldita vez el monopolio de la patria. Esto último sé que no va a gustar a quienes defienden la independencia de sus respectivas naciones frente a España así que comprendo perfectamente que no usen tal argumento pero aquellos a los que la independencia no nos interesa yo propongo que desmonten los argumentos fascistas precisamente donde más les duele.

El mejor homenaje a las víctimas del fascismo es erradicar al enemigo de la mentalidad de las masas. 

domingo, 16 de diciembre de 2012

Sobre la propaganda autista y panfletaria

¡Hola chicos y chicas! Hoy vamos a aprender las diferencias entre propaganda creíble y propaganda no creíble.


La propaganda creíble es aquella que puede llegar a la vista y oídos de otra persona y convencerla de algo y, por tanto, es efectiva. Mientras, la propaganda no creíble es aquella que no se la traga ni Dios.

La propaganda creíble convence, esté basada en la realidad o no. La propaganda no creíble, en cambio, te da la sensación de que todo es una mentira que te quieren colar como sea, aunque incluso esta pueda estar hablando de algo que sea cierto.

Si eres simpatizante de la República Democrática Popular de Corea, RDPC para los amigos, o por lo menos piensas, como yo, que sus defectos y contradicciones los han de solucionar ellos solitos sin invasiones ni intervenciones de ningún tipo, así como sin reformistas gorbachovianos, aún así te propongo que no te dejes llevar por la propaganda ni intentes ser más papista que el papa.

La RDPC es un Estado socialista y apesar de sus más y sus menos y sus cosas raras, es uno de los grandes supervivientes de la terrible autodestrucción de los años 1989-1991 y, por tanto, hay que preservarlo como sea.

Esto, aún así, no quita para que sus partidarios perdamos en Norte, nunca mejor dicho, y acabemos tragándonos la propaganda absurda para lunáticos que sale de allí.

A continuación podréis ver unas pequeñas muestras de propaganda norcoreana, claramente no creíble:

Querido líder Kim Jong Il, el Gran Arquitecto.





Querido líder Kim Jong Il, el Gran dietista.



Querido líder Kim Jong Il, maestro de las artes.



Querido líder Kim Jong Il, diseñador de moda.


Si de verdad alguien piensa que esto pueden ser manipulaciones os hago llegar algunas cosas de Naenara, medio de difusión de noticias de Corea del Norte:

http://naenara.com.kp/sp/news/news_view.php?0+47277

"“¡Qué extraño!”

Un día de mayo de 2000, Kim Jong Il daba instrucciones a unos funcionarios en una granja de la provincia de Phyong-an del Norte, situada en la región noroeste de Corea. De pronto vio un tractor parado a la vera del camino y se dirigió hacia allí.

Al chofer, que le saludaba con reverencia, le dijo que encendiera el motor.

“Entendido”, respondió enérgicamente el hombre, abrió la puerta de la izquierda y subió a la máquina. En seguida se oyó un fuerte ruido.

Satisfecho por el buen funcionamiento del motor, el mandatario se acercó a la puerta de la derecha.

El chofer se quedó perplejo.

“Qué pena, va a la puerta averiada”.

Mientras el hombre se mordía el labio inferior sin saber qué hacer, el dirigente tiró de la puerta.

Al instante ocurrió un fenómeno la mar de extraño. La puerta, que no funcionaba en absoluto, se abrió fácilmente.

El chofer se quedó estupefacto.

Kim Jong Il observó un rato el interior, cerró la puerta y le recomendó cuidar bien la máquina.
Más tarde, los aldeanos vinieron y trataron de abrir la puerta, pensando que ya se podía.
Pero, no se sabe por qué, no lograron abrirla. Solo pudieron hacerlo con la ayuda de instrumentos.

“¡Qué extraño!”

Fue un verdadero enigma. Uno de los presentes exclamó: “Eso es. La máquina reconoció al gran hombre”."

http://naenara.com.kp/sp/news/news_view.php?0+47276

"Panmunjom envuelto por la niebla

En una madrugada de noviembre de 1996, Kim Jong Il inspeccionó Panmunjom en la Línea de Demarcación Militar que divide la Península de Corea en Norte y Sur.

Fue un hecho que superaba la imaginación, porque Corea, desde el cese de la guerra de la década de 1950, mantiene el enfrentamiento militar con Estados Unidos y las tropas norteamericanas y del ejército títere surcoreano perpetran a toda hora provocaciones militares.

Pero al acercarse Kim Jong Il y su comitiva una densa neblina, sin precedentes, comenzó a envolver el lugar.

Recorriendo varios sitios del Panmunjom, permanentemente apuntado por fusiles enemigos, el mandatario avanzó hasta un punto a una distancia de 20 ó 30 metros del puesto enemigo. Permaneció largo tiempo, pero la niebla no se disipó, sino que lo envolvía a cada paso, como si fuera obra de su ángel de la guarda.

Por fin terminó la inspección y emprendió el camino de regreso, momento en el que la neblina desapareció.

Al conocer más tarde lo sucedido, los comandantes de las tropas norteamericanas en el Sur de Corea y del ejército títere surcoreano, quedaron alarmados.

El jefe del secretariado de las “fuerzas armadas de la ONU” de la ya disuelta Comisión de Armisticio confesó a representantes del Ejército Popular de Corea:

Al publicarse la información de que su Comandante Supremo había recorrido el Panmunjom, nuestro comandante (comandante del Octavo Cuerpo del Ejército norteamericano estacionado en el Sur de Corea) me llamó para reprocharme por no haberlo sabido pese a estar en el lugar. Al responderle que no podía distinguir nada por la densa neblina, no pudo censurarme. Parece que el Comandante Supremo Kim Jong Il había aplicado la magia. Es un verdadero misterio."

Sí compañeros, cuando la propaganda del propio sistema socialista es aún más nociva que la que fabrican en los EEUU, tenemos un problema.

Y ahora algunas de las perlas de los comunistas panfletarios que se creen que su ideología es una religión de la que ser devoto y no una ciencia de la que ser analista y crítico:


"Estas cosas son propias de la cultura coreana dado que está influenciada por el confucianismo, no se puede criticar esto desde puntos de vista occidentales."

Bien, yo no digo que no sea cierto, solo digo que eso me lo creeré cuando vea retratos del presidente de Corea del Sur, gigantes como el de arriba, inundando las calles de Seul. Por otra parte a mi me parece normal que el señor Alejandro Cao de Benos salga siempre con ese argumento pues él está ejerciendo labores diplomáticas y de alguna manera hay que salir al paso, y no le culpo, pero nosotros dejémonos de gilipolleces.

"Es que a la RDPC le da exactamente igual lo que de ella opinen en el extranjero."

Claro, por eso se han molestado en traducir todas esas tonterías ridículas a idiomas tan coreanos como el inglés o el español y por eso el mencionado señor Cao de Benos gasta su tiempo en hablar por televisión e Internet acerca de los puntos de vista de la RDPC.

"Es tradicional del pueblo coreano el admirar a sus reyes desde la antigüedad."

Bien, pues menuda mierda de socialismo nos espera entonces con vosotros, ya me estoy imaginando a la prensa obrera del futuro convertida en revistas del corazón con reportajes sobre las bodas y los modelitos de la hija de algún dirigente comunista. ¿Acaso tal cosa no es tradición ahora mismo entre el pueblo español?

"Todo lo que digan contra Corea del Norte es propaganda, lo nuestro en cambio no lo es."

Premio al argumento más convincente, sí señor.

Bien, como creo que toda crítica es buena siempre que sea constructiva, voy a deciros que sinceramente no creo que todo esto sea la obra del egocentrismo personal de ningún dirigente. No creo que esto sea obra de la locura de ningún líder ni creo tampoco que haya malas intenciones en esto. La verdad es que si Kim Jong Il y su hijo Kim Jong Un fueran unos sátrapas que se quieren enriquecer de su pueblo, entonces yo no se qué demonios hacen al timón de un país aislado y casi sin recursos como Corea del Norte. Hubiera sido mucho más lucrativo haber tirado la toalla y haber hecho entrar la inversión extranjera al país para pillar de ahí sus buenos pellizcos como hacen en España. Sinceramente creo sin temor a equivocarme que están ahí defendiendo que su país no caiga ante poderes extranjeros.

Creo que todo esto puede ser una estrategia del Estado norcoreano para crear una sociedad compacta y sin fisuras respecto del proyecto común que es el socialismo, maxime cuando este se haya cercado y amenazado por EEUU y Corea del Sur.

¿Qué sería mejor para construir una propaganda creíble y a la vez real? Yo personalmente me dejaría de tantas alavanzas y hablaría más de lo que importa, de lo que realmente ha de convencernos del socialismo, es decir, de la vida cotidiana. ¿Cómo viven los norcoreanos? Veamosles en el trabajo, paseando, divirtiéndose. No nos aburráis con imágenes de norcoreanos comiendo en restaurantes con una música triunfal típica de alguna película bélica, por Dios, ¿pero cómo demonios no véis lo ridículo y forzado que queda ver a un tío comiendo canelones con unos coros militares dejándose la garganta de fondo? ¿Qué tienen de malo las voces, los comentarios y las risas de la gente sin guión alguno? ¿Qué tendría de malo que se mostrara cómo vive una familia norcoreana común y corriente? ¿Porqué no podrían mostrarse escenas de la vida no explícitamente política de Corea del Norte? Nada preparado, la vida tal cual es.

Aquí algunas muestras de lo que sí podría ser una propaganda creíble:







Este vídeo de justo arriba fue realizado por la cadena de televisión japonesa Kyodo News, con lo que queda fuera de dudas que sea parte de la manipulación y propaganda de los malvados comunistas. Por cierto, manda cojones que tenga que llegar una cadena de televisión privada del Japón imperialista para dar una imagen más convincente y amable del socialismo norcoreano, así nos va.



Lo mismo la funcionaria del supermercado estaba diciendo que toda la ropa que allí se vende la cosió a mano Kim Jong Il en 5 minutos, a saber. Sin embargo queda claro que allí el sistema socialista no es el desastre que siempre se dice y que las hambrunas no son una cosa generalizada.

Sí amigos, tras ver estas imágenes puedo deciros que hasta me parece irreconocible una Corea del Norte sin himnos ni desfiles ni banderas ni exaltaciones patrióticas, y no, no es solo por culpa de la propaganda imperialista, es por culpa de su propia propaganda también.

En cuanto a los comunistas occidentales, sabed que cada vez que algún gilipollas se limita a intentar defender lo indefendible con argumentos como los que puse más arriba, cuando alguno de vosotros reproduce esa propaganda norcoreana tal cual o cuando felicita a todos sus colegas por el "Año nuevo Juche", lo único que hace es refugiarse en un zulo fetichista cada vez más pequeño y autista.

Como podéis ver en este artículo, se puede criticar una experiencia socialista sin proponer la caída del mismo, se puede hacer una crítica constructiva. Digamos simplemente que no estamos de acuerdo en todo lo que hacen los países socialistas aunque los apoyamos a rasgos generales. Recordemos al mundo que de no tener misiles nucleares, Corea del Norte hoy sería un paisaje de ruinas, sangre y miseria como Irak. Señalemos todas las muestras de culto a la personalidad de los países capitalistas para demostrar que ellos no están libres de pecado para tirar la primera piedra. Y recordemos también que no te puedes poner a hacer maniobras militares en aguas de un país con el que te has negado a firmar la paz sin esperar que te suelten un pepinazo.

Estas son mis propuestas al respecto.

Por cierto, no os podéis ni imaginar lo bien que se queda uno cuando suelta todas estas cosas que antes prefería callarse para no herir sensibilidades o crear fisuras y enemistades.

martes, 11 de diciembre de 2012

¿Pero qué les pasaba a nuestros camaradas con el Rock?



Voy a hacer algo que no suelen hacer otros blogueros de ideologías revolucionarias. Voy a escribir en clave autocrítica y, además, pretendo que esto se convierta en una costumbre frecuente. El socialismo no es una religión, no se basa en dogmas de fe sino en convicciones basadas en la experiencia, por tanto criticar al socialismo desde el socialismo y sin salir del socialismo, es perfectamente viable y aconsejable.

A continuación voy a hablar acerca de un aspecto bastante poco mencionado y que a mi sinceramente, me parece una de las grandes estupideces llevadas a cabo en los países socialistas. Se trata del puritanismo cultural en los países socialistas y en particular frente a las nuevas tendencias musicales occidentales, vamos, a la cultura juvenil de los 50 en adelante.

Parece ser que durante una buena parte de la existencia de la Unión Soviética, esta tuvo un canon muy riguroso de cómo debía ser el ciudadano medio, de cómo debía ser su juventud. Sí, toda una generación de gente modélica, con el pelo a la gomina, niñitos modélicos y con una moral que subrayaría cualquier catequista de parroquia.

Hay que tener en cuenta una cosa, la música y otras tendencias artísticas no son cosas estancas, son productos culturales en contínua evolución y lo que hoy nos pueda parecer estrambótico o decadente, será considerado clásico en el futuro. En sus inicios el Jazz fue considerado algo propio casi del lumpen, del marginal. Hoy en cambio es considerada como un tipo de música de bastante buen gusto. ¿Y qué decir del propio Mozart o del muy posterior Igor Stravinsky, compositores ambos considerados como herejes de la música del momento, pero reconocidos como clásicos mucho tiempo después?

Lo cierto es que no se si la tendencia anti-rock de la Unión Soviética se mantuvo durante toda su Historia o si solo se relajó con el suicidio gorbachoviano pero hasta donde yo se, en la URSS hubo una auténtica persecución hacia la música moderna occidental.

¿Que exagero  ¿Que me estoy tragando la propaganda capitalista? Veamos qué opinan nuestros camaradas de la Unión Soviética:


 Traducción:

"-NARRADOR: De pronto esos felices coros son interrumpidos por un sonido que se asemeja al chillido de los frenos de un coche, y que ellos consideran música.

Nuestras sospechas aumentan y resulta que estos jóvenes que holgazanean en oscuros callejones detrás de GUM (Grandes almacenes de la URSS) en lugar de ir a la escuela, están aquí difundiendo un producto de su propia creación.

Foxtrot, ante los rayos x, en lugar de mostrar los detalles de su anatomía, muestra la cruda imagen de su pobreza intelectual.

Escucha, Zhenya Garkun, ¿Cómo te parece que es el Mundo a través del pequeño agujero de rayos X del Rock-n-Roll? Es un mundo de sombras pequeño y estrecho, intercambiando miradas furtivas. Sombras que se apodan como contrabandistas vendiendo basura vieja con fantásticas etiquetas extranjeras. Son algo más que sombras, incluso tienen nombres, como Guenadi Baranov. ¿Y tú, Gena, realmente crees que esto es vida?

-INTERROGADO: Realmente yo no vivo, solo estoy como esperando algo.

-INTERROGADOR: ¿Y qué es lo que estás esperando? ¿Esperas que las presas hidroelectricas crezcan por si solas o que el desierto florezca sin tus esfuerzos? Pero cuando tus compañeros hagan milagros tu no serás capaz de alzarte por ellos.

-INTERROGADO: Ah, sí, a propósito: cuando yo era un Joven Pionero solía recolectar espigas de trigo.

-INTERROGADOR: ¿Espigas de trigo? ¿Y todo tu conocimiento sobre el pan se limita a un bollo? Y tu compañero, Sasha Kriukov, dos veces que ha ido a recolectar la cosecha en el Altai. Vamos, pregúntale acerca del verdadero precio del pan que tú comes. 

¿Qué otras sombras están al acecho en este mundo asfixiante?

Su nombre es Lyudmira, pero ella prefiere un apodo. En los restaurantes donde ella pasa los días y las noches se hace llamar "Hey Sophie!".

INTERROGADORA: ¿Pero es eso posible? Tu nunca has tenido un trabajo y frecuentas restaurantes y usas fantásticas ropas. ¿No te da pena de ti misma? ¿Quieres robarte a ti misma Lyusa? ¿Quieres perderte las alegrías sencillas de la vida humana? ¿La amistad de la gente de la fábrica? ¿El temblor nervioso antes de un examen en la escuela? ¿El quedarte mirando con amor los ojos de tu marido? ¿O el alegre murmullo de tu encantador bebé, Seriozha? Y, Nina, ¿quieres conocer todo eso?

-NARRADOR: ¿Quién está vagando tras de ti?

¿Quién es esa otra sombra para la cual todos los valores significan solo un poco más de dinero? Viktor Pakhomov, siempre achispado y díscolo. ¿De donde viene todo ese dinero?

-VIKTOR PAKHOMOV: Me dan propinas todos los días

-INTERROGADOR: Ah ¿de verdad?

-VIKTOR PAKHOMOV: Sí, así es.

-INTERROGADOR: Estupendo. Esos son tus ingresos.

-NARRADOR: Esa es la vida en el mundo de las sombras, Garkun. ¿Pero tú has visto que nosotros queremos que esas sombras se conviertan en seres humanos? Así que no te agaches, Garkun. ¡Mira el gran Mundo real que está respirando a tu alrededor!

Un mundo donde la gente se despierta ante las nuevas adversidades. Un mundo donde las ciudades son destruidas y los árboles plantados. Un mundo donde los periódicos cuentan glorias a nuestros amigos. Un mundo donde la gente compra flores para sus seres queridos y debate sobre la última jugada de Botvinnik (famoso ajedrecista). Nuestro mundo es un lugar donde una persona puede decir en sus últimos días "Lo he hecho todo por el pueblo, y esta es la razón de porqué el mundo existe para mi" Es una gran suerte vivir tu vida como un ser humano y no transformándote en una sombra vacía. 

Este es nuestro mensaje para todos aquellos que han comenzado sus vidas en turbios callejones. Y no importa qué imagen está tomando cada sombra: un vendedor ambulante de harapos extranjeros, o un sacerdote del rock-n-roll, o un ocioso descuidado. Nosotros, el pueblo, no hacemos distinciones al avergonzarles. 

TÍTULO DEL CARTEL: "Sombras en la acera"

-NARRADOR: Porque somos seres humanos y tenemos emociones humanas. Podemos reír y maravillarnos. Estar indignados y ser intransigentes. Podemos despreciar y condenar. No queremos manchas en nuestras aceras. 

Todos nosotros, que caminamos por nuestras calles y que vivimos en nuestras ciudades, no importa si viste el brazalete de voluntario o no. Y deja nuestras aceras solo adornadas con sombras o con hojas de árboles que no ensombrecen la belleza del mundo".

He de decir que para nuestra sociedad, corrompida de chonis, bakalillas, fascistas, porreros y otros desperdicios humanos, es inmensamente loable la labor de llevar por el buen camino a esa panda de niñatos ociosos. A nuestros ojos de jovenzuelos televisivos del siglo XXI, en esta época en la que las drogas y el alcoholismo ya no son rumores tétricos sino realidades que hemos conocido muy de cerca en nuestros vecindarios, es normal que a estos del vídeo los veamos como gente normal que tampoco estaban haciendo nada del otro mundo. Pero en los años 50 y en una sociedad donde la supervivencia de una nación entera precisaba de cada gota de sudor de sus ciudadanos, estos gilipollas guays modernillos eran un auténtico pelígro público. De hecho, bastante tibias han sido las autoridades con ellos me parece a mi. Y tampoco es que les hayan coartado de sus libertades para que trabajen engordando a ningún capitalista, que no existían en la URSS, ni tampoco les estaban regañando por no desfilar todo el día con retratos de ningún líder. Les estaban diciendo que hagan algo con sus vidas buscando la felicidad en cosas propias de una vida sana y sencilla (no confundir sencilla con simple).

Pero no quería mostrar el vídeo para criticar la encomiable labor civilizatoria del Estado Soviético, que en gloria esté, sino para hacer hincapié en la manera en que asocian la música occidental con ese tipo de conductas antisociales. De esos liendres de los Sex Pistols lo podría entender ¡pero estamos hablando del inocentísimo Rock de los años 50 por dios!

La evolución de las tendencias culturales, la ruptura con las tendencias anteriores son algo históricamente inevitable, como, del mismo modo, la rebeldía juvenil es algo biológicamente inevitable. Y no, no me creo que todo lo que llegara del Occidente capitalista y que no clamara contra el capital, fuera un veneno peligroso. Todos sabemos que en los países socialistas eran muy populares Victor Jara y otros miembros de la canción protesta, pero no hablo de disidentes del mundo capitalista, hablo de música no necesariamente politizada. No, es que esa música que a ti te parece tan neutra e inocente, en realidad promueve unas formas de vida relajadas, ociosas y triviales. Claaaaro, ¿y me va usted a decir, señor comunista occidental que se ha pasado toda su vida sin escuchar otra cosa que a Mozart, folclore y la canción del Che Guevara? ¿A quién pretende nadie engañar? La propaganda excesiva produce el efecto contrario.

Estoy seguro de que usted, joven comunista español, acabaría hasta los mismísimos cojones de vivir en una República Socialista Española en la que SOLO se pudieran escuchar canciones de la Guerra Civil y copla. Asúmalo, no aguantaría.

Pues mirad, yo me he tragado todo el rock más hiperchungo y decadente de la Historia y mirad qué sanote he salido. Por cierto, si alguien se cree que puede estar uno toda la vida consumiendo solo productos culturales combativos, como si la revolución fuera la única faceta de un ser humano, que se de un paseíto y se relaje porque tiene un problema bien serio.

Lo cierto es que este conservadurismo cultural soviético siguió hasta décadas más tardías, como prueba aquí tenemos un documental soviético acerca de esa peligrosísima arma de destrucción masiva occidental llamada The Beatles:


Lo más interesante de este tema es que justo ese mismo grupo, en los países capitalistas, tuvo bastantes problemas a raíz de su tema Back in the USSR, canción en la que hablaban de un viaje a la Unión Soviética pero sin meterse con ella. Y claro, para muchos era intolerable hablar de la URSS sin meterse con ella, no era un país, era una ideología.

Otro apunte interesante es que los que paradógicamente coincidían con la URSS en tachar estas tendencias de "decadentes" eran los círculos de integristas religiosos de los EEUU, aunque obviamente, con unpropósito social bien distinto:


En los años 80 una fase de desguace sin precedentes se cierne sobre la URSS, se llamaba Perestroica, Reestructuración en ruso, y supuso la mayor y más absurda rendición de toda la Historia de la Humanidad. Fue como ver a un tigre que ante el cazador furtivo prefiere comportarse como un gatito, y no uno cualquiera sino unos de esos feos de angora con la nariz chata y un cascabel para que su dueña no lo pierda de vista. La mayor obra colectiva de la clase trabajadora se destruyó a si misma ante los ojos impotentes de quienes amenazaron a EEUU con misiles nucleares si se les ocurría pisar un solo palmo de suelo soviético.

En la fase inicial de este colosal suicidio hubo una gran apertura hacia productos culturales occidentales y claro, por alguna parte tenían que salir los tontos útiles guays.

Varias generaciones de jovencitos que probable y comprensiblemente se criaron hartos de propaganda, no pudieron evitar verse tentados por las gilipolleces occidentales, para ellos maravillosas pero que a nosotros ya ni nos van ni nos vienen.




Qué malote soy, hasta bebo cerveza y todo.


Ahí los tenéis, más frikis que la madre que los parió, pero ojo, ¿a qué barricada creéis que se apuntaron cuando a la URSS solo le quedaba un empujoncito para caer del todo?

Sí, la Unión Soviética se lo puso en bandeja a la propaganda. Primero crió a toda una generación de ingenuos que a falta de debate no pudieron ponerse a pensar si de verdad era correcto lo que les contaban del socialismo, solo asintieron. Pero cuando aceptas una verdad sin rechistar ni darle vueltas, por muy verdadera que esta sea, si no hay un debate detrás de la  simple consigna, y más aún cuando el sistema comienza a fallar por la parte económica y del nivel de vida, es normal que todo se derrumbe ante cualquier espejismo de fuera.

En los países capitalistas esta fase de decadencia y descrédito ya se ha dado muchas veces, pero si no se han derrumbado es porque los capitalistas jamás sueltan el timón pues tienen mucho que perder. En el socialismo, en cambio, los dirigentes tenían mucho dinero y poder que conseguir en el capitalismo, y de ahí la debilidad del sistema. Y esta es, en esencia, la razón por la que jamás va a haber una Perestroica en los países de la OTAN.

La estrategia propagandística es muy sutil, se sacan cosas de contexto y se da a entender que el anticomunismo es también otro tipo de revolución radical y se acusa al socialismo de ser semejante al capitalismo. En Cuba está por ejemplo el caso del grupo de Punk llamado Porno para Ricardo, un grupito de guays antitodo que a veces van de anarquistas y otras veces se abrazan con Lech Walesa. La verdad es que me gustaría saber qué opinarían de esas amistades sus supuestos camaradas de la CGT española, que aunque no les guste el socialismo cubano saben muy bien de qué pie cojeaba Lech Walesa.



"El anarquismo es algo muy seductor."

"Por favor, Izquierdistas del mundo, mejoren su capitalismo."

Gorki Águila, miembro de Porno para Ricardo

Como véis estos ídolos fabricados para los tontos útiles tienen todo tipo de discurso diferente según les conviene.


Lo cierto es que los miembros de Porno para Ricardo no solo graban y difunden su música, entran y salen del país, aún cuando reivindican que se pueda entrar y salir del país con libertad, y hasta aparecen en la película Habana Blues, coproducida por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica.

Yo sinceramente creo que la clave está en eso, que el socialismo descanse en la participación del grueso de la población y el que quiera berrear en contra, que lo haga hasta que se aburra de gritar solo.

¿Qué se hace en el mundo capitalista con los grupos musicales contrarios al sistema? Se los deja tranquilos que canten lo que quieran y que lleven las camisetas con los mensajes que quieran. Mientras la situación económica sea estable y todos tengan un plato de comida sobre la mesa, aquí no hay revolución posible. De vez en cuando algunos de estos cantantes se aburren, empiezan a aburguesarse, empiezan a cantarle a su novia del instituto que ya nunca volverá, se apuntan a la SGAE y se olvidan de la política. De igual modo, si en el socialismo te sale algún friki de estos diciéndote que quiere salir del país cuando sale y entra como quiere, si va gritando que quiere libertad cuando no para de cantarlo por todas partes, si va por ahí gritando que quiere que el pueblo gobierne cuando todos saben que ya gobiernan, pues déjalos.


Aquí la líder comunista chilena Camila Vallejo con el integrante de Pink Floyd Roger Waters. En realidad no fue a Waters a quien buscaba yo en google imágenes ... ya me entendéis.

Volviendo a la URSS la cosa fue muy sencilla, tras décadas de conservadurismo cultural y de música explícitamente politizada fue asombrósamente fácil para el enemigo meter el mensaje de comunista=carca,  capitalista=modernillo guay...pero mira que somos gilipollas.

Hubiera sido mejor no dejar que toda esa masa de adolescentes y atontaos acaben sirviendo de quinta columna cultural permitiendo un equilibrio entre las buenas costumbres y la libertad para consumir ese tipo de productos culturales, que no son tan malos como los veían allí. La música es un arma que va directamente al lado emocional, es por tanto un error que lo monopolice el enemigo.

Y ahora un poco de peligrosa música occidental:


sábado, 8 de diciembre de 2012

El Che Guevara en Corea del Norte


Señor o señora progre bienpensante, háganos un favor a todos y quítese de una vez su camiseta del Che Guevara, su efigie no fue un adorno para niñatos y socialistillos, él no fue un poeta aventurero guay como usted, probablemente, pretende ser. El Che Guevara, por muy largo que llevara el pelo o la barba, no fue un militante de la revolución de las flores sino un comandante de la revolución de las balas. Su ideal de revolución, del que usted pretende apropiarse para darse a si mismo un barniz rebelde autocomplaciente, fue el de una lucha a sangre y fuego contra la libertad de sus enemigos. Sí, lo digo sin pelos en la lengua, al enemigo ni agua, para que muchos seamos libres tenemos que quitarles a otros la libertad para explotarnos y es que cuando nos levantamos no puede ser para darle la mano a quien descansaba sus pies sobre nuestras espaldas. Y todo esto, querido amigo progre de pacotilla, es lo que han hecho pueblos como el cubano, el vietnamita o el coreano (del Norte).

Sus camisetas del Che Guevara no son odiosas por quien aparece en ellas sino porque quien la porta suele tener como ideal de revolución nada más que los porros, el alcohol y el estrechísimo ideal de revolución en que los laboratorios ideológicos del grupo Prisa le permitan a usted soñar.

¿Desea usted una revolución en cada rincón de la Tierra? Pues respete a los revolucionarios que el mismo Guevara tenía en alta estima.

He de reconocer que a mi muchas cosas de Corea del Norte me parecen contradictorias y hasta antisocialistas, pero el que haya hecho una revolución pluscuamperfecta y sin defectos que tire la primera piedra. Y el tonto útil de turno que crea que es revolucionario quemar la casa entera solo porque esta tenga un par de goteras y algo de suciedad, que se cambie la camiseta del Che por otra con el logotipo de la OTAN y se deje de engañar a si mismo y a los demás. Sepa también que Guevara estaba más cerca de Stalin que de Gandhi o Luther King y no nos avergonzamos de esto.

El siguiente texto son las impresiones de Ernesto Guevara durante su viaje a la República Democrática Popular de Corea. Lea más a Guevara y déjese ya de joder con tanto fetichismo:


"De los países socialistas que visitamos personalmente, Corea es uno de los más extraordinarios. Quizás es el que nos impresionara más de todos ellos. Tiene solamente diez millones de habitantes y tiene el tamaño de Cuba, poquito menos, unos ciento diez mil kilómetros cuadrados. La misma extensión territorial que la parte sur de Corea, pero la mitad de habitantes, fue asolado por una guerra tan fantásticamente destructiva que de sus ciudades no quedó nada, y cuando uno dice nada, es nada. Es como los pequeños poblados de guano que Merob Sosa y Sánchez Mosquera y esa gente quemaba aquí, y de los cuales no quedaban nada más que cenizas. Así quedó, por ejemplo, Pyonyang, que es una ciudad de un millón de habitantes. Hoy no se ve un solo resto de toda aquella destrucción, todo es nuevo. El único recuerdo que queda es, en todos los caminos, en todas las carreteras, y en todas las vías férreas, los huecos de las bombas que caían unas al lado de otras.

Ellos me mostraron muchas de las fábricas, todas ellas reconstruidas y otras hechas nuevas, y cada fábrica de esas había soportado entre 30 y 50 mil bombas. Si nosotros nos hacemos una idea de lo que eran 10 ó 12 bombas tiradas alrededor nuestro en la Sierra, que significaba un bombardeo terrible, y había que tener su dosis de valor para aguantar esas bombas, ¡lo que significaban 30 mil bombas tiradas en un espacio de tierra, a veces menor que una caballería!

Corea del Norte salió de la guerra sin una industria en pie, sin una casa en pie, hasta sin animales. En una época en que la superioridad aérea de los norteamericanos era tan grande, y ya no tenía qué cosa destruir, los aviadores se divertían matando bueyes, matando lo que encontraban. Era, pues, una verdadera orgía de muerte lo que se cernió sobre Corea del Norte durante dos años solamente. En el tercer año aparecieron los Mig-15 y ya la cosa cambió. Pero esos dos años de guerra significaron, quizás, la destrucción sistemática más bárbara que se ha hecho.

Todo lo que se pueda contar de Corea parece mentira. Por ejemplo, en las fotografías se ven gentes con el odio, ese odio de los pueblos cuando llega a la parte mas profunda del ser, que se ve en las fotos de cuevas donde se meten 200, 300 y 400 niños, de una edad de 3 ó 4 años, se asesinan allí con fuego y otras veces con gas. Los descuartizamientos de las gentes, matar a mujeres embarazadas a bayonetazos para hacerle salir el hijo de las entrañas, quemar heridos con lanzallamas… Las cosas más inhumanas que pueda imaginar la mente fueron realizadas por el ejército norteamericano de ocupación. Y llegó casi hasta el confín de Corea con China, y ocupó, en un momento dado, casi todo el país. Sumado a eso que en la retirada lo destruían todo, podemos decir que Corea del Norte es un país que se hizo de muertes. Naturalmente, recibió la ayuda de los países socialistas, sobre todo la ayuda de la Unión Soviética, en una forma generosa y amplísima. Pero lo que más impresiona es el espíritu de ese pueblo. Es un pueblo que salió de todo esto tras una dominación japonesa de treinta años, de una lucha violenta contra la dominación japonesa, sin tener siquiera un alfabeto. Es decir, que era de los pueblos más atrasados del mundo en ese sentido. Hoy tiene una literatura y una cultura nacionales, y un orden nacional y un desarrollo ilimitado, prácticamente, de la cultura. Tienen enseñanza secundaria, que allá es hasta el noveno grado, obligatoria para todo el mundo.

Tiene en toda la industria el problema que ojalá nosotros tuviéramos hoy -que tendremos dentro de 2 o 3 años-, que es el problema de la falta de mano de obra. Corea está mecanizando aceleradamente toda la agricultura para lograr mano de obra y poder realizar sus planes, y también está preparándose para llevar a los hermanos de Corea del Sur el producto de fábricas de tejidos y otras, para ayudarlos a sobrellevar el peso de la dominación colonial norteamericana.

Es, realmente, el ejemplo de un país que gracias a un sistema y a dirigentes extraordinarios, como es el mariscal Kim II-Sung, ha podido salir de las desgracias más grandes para ser hoy un país industrializado. Corea del Norte podría ser para cualquiera aquí en Cuba, el símbolo de uno de los tantos países atrasados del Asia. Sin embargo, nosotros le vendemos un azúcar semielaborado como es el azúcar crudo, y otros productos aún sin elaborar, como es el henequén, y ellos nos venden tornos fresadores, toda clase de maquinaria, maquinaria de minas, es decir, productos que necesitan una alta capacidad técnica para producirlos. Por eso es uno de los países que nos entusiasma más."

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Imágenes cotidianas de la URSS en la década de 1960

 Continuamos con la campaña de desmitificación. Muchos desde el sistema querrán que la única imagen del socialismo sea la de cuando este atravesó grandes problemas económicos o las de interminables desfiles militares. No les daremos el gusto de asimilar para nosotros mismos un estereotipo impuesto por ellos para dejarnos por los suelos.

Es esta la razón por la que se suelen mostrar en este blog imágenes normales de un modo de vida normal y para nada escalofriante o tenebroso. Gente vestida decentemente, trabajando pero no como esclavos en galeras, vidas cotidianas apacibles, etc.

Y por si alguien ve aquí una imagen parcial de la realidad informo que también se mostrarán, en lo sucesivo, imágenes menos agradables aunque reales de la sociedad en el mundo socialista, ahora bien, todo debidamente contextualizado.


















martes, 4 de diciembre de 2012

La reunificación de Corea, a los 10 años de la Declaración Conjunta


El 15 de junio se conmemora el 10º Aniversario de la declaración conjunta entre el Norte y el Sur de Corea, en la que parecían poner los cimientos de un proceso de reunificación.

Sin embargo, hoy nos encontramos con una situación de máxima tensión entre ambas partes. ¿Qué ha cambiado en estos díez años? ¿Por qué existen dos Coreas? ¿Existió alguna vez una Corea unificada?

Este artículo trata de profundizar en la historia de Corea, en el proceso de división y, sobre todo, en los intentos de reunificación y las propuestas en esa línea.

Origen de la división de las dos Coreas

Corea es una de las naciones más antiguas del mundo. Existen restos que datan del 3000 a.C., aunque el primer reino unificado para toda la Península fue un régimen feudal, el Koryo, cuya dinastía rigió los destinos de Corea durante 500 años. A finales del siglo XIV, una nueva dinastía -los Ri- tomaron el poder y gobernaron Corea durante 600 años. Para entender este larguísimo periodo, debemos examinar dos momentos históricos: uno al comienzo y otro al final.

El primero de ellos fue la invasión japonesa en 1592, conocida en Corea como la Guerra Patriótica Imjin, que terminó con una victoria coreana sobre los invasores, tras 7 años de lucha, pero al precio de agotar totalmente al país.

El segundo momento se dio entre diciembre de 1884 y 1905. Corea era entonces un país fundamentalmente feudal y atrasado. Las disputas imperialistas en Asia enfrentaban al viejo Imperio Zarista con el Japón Meiji. Ambas potencias tenían ambiciones sobre Corea y Manchuria.

En diciembre de 1884, hubo un golpe de Estado en Corea. El golpe pretendía una modernización capitalista de las estructuras feudales del país. Sin embargo, el caos interno fue utilizado por Japón para intervenir en Corea, lo que fue contestado por una revuelta campesina que conseguió dominar la mayor parte del país.

Japón terminó retirando sus tropas de Corea, para luego invadir definitivamente la Península a partir de 1905, tras derrotar militarmente a su rival en la zona: Rusia. Comienza entonces un brutal periodo de 40 años de régimen colonial.

El régimen colonial japonés es uno de los ejemplos más salvajes de la destrucción imperialista de una nación.

Japón negó la identidad nacional coreana, mediante la destrucción de cualquier resto histórico que sirviese para la construcción de una identidad nacional propia. Esto significó la destrucción de templos coreanos, de las tumbas de los reyes coreanos más importantes,... etc

La lengua coreana fue marginada de la vida pública y de la enseñanza y se iniciaron políticas de “renovación del apellido” (forzar a la población coreana a niponizar su apellido) y de cambio de los nombres de las ciudades coreanas.

Toda Corea fue puesta al servicio del Imperio Japonés, tranformando las estructuras económicas para hacerla dependiente. Más del 90% del intercambio comercial coreano se daba con Japón. Además, millones de coreanos fueron llevados en condiciones más o menos forzosas a trabajar a Japón en los trabajos más duros, mientras toda la Península Coreana se transformaba en una gigantesca fábrica de armas para la invasión japonesa de China.

Los coreanos no sólo fabricaban las balas con las que sus invasores ejecutaban a los revolucionarios y patriotas, sino que también fueron forzados a servir en el Ejército Japonés. Las mujeres coreanas también fueron forzadas a servir en el Ejército Imperial, pero no como soldados, sino como prostitutas y esclavas sexuales. Se calcula que en 40 años de régimen colonial, cerca de 200'000 mujeres coreanas pasaron por los cuarteles japoneses.

La esperanza de vida en Corea era de 38'4 años y la mortalidad infantil del 204‰. El analfabetismo era generalizado y sólo el 4'6% de los niños en edad escolar estaban matriculados. El acceso a la secundaria seguía criterios clasistas, mientras que los coreanos tenían vetada la Educación superior. En 1945, sólo 9 personas en toda Corea tenían un título universitario.

Ante esta situación, existía una oposición activa, pero fragmentada. El imperialismo japonés hizo maniobras políticas muy cuidadas a la hora de invadir Corea. La vieja élite coreana -la nobleza, los la monarquía y los terratenientes- no plantaron batalla a los japoneses; los dos primeros, creyendo que sus privilegios se mantendían bajo el nuevo régimen (Japón no eliminó automáticamente las instituciones coreanas, sino que ganó tiempo con negociaciones farsa mientras sus tropas tomaban el control de la Península y desarmaban al Ejército Coreano). Para cuando Japón abolió la monarquía coreana, ya no existían las tradicionales bases de su poder, lo que impidió que ejerciera ningún tipo de resistencia.

Los terratenientes, por su parte, siguieron ejerciendo un gran poder sobre el agro coreano, aunque las mejores tierras fueron expropiadas por latifundistas y oficiales del ejército japonés.

Con las viejas élites fuera de juego, la oposición se dividía en tres polos:

  • El nacionalismo, generalmente ligado a antiguos militares del Ejército Coreano. Su poder fue debilitándose con el paso del tiempo, ante la falta de una base social sobre la que apoyarse.
  • La oposición burguesa, representada por un Gobierno coreano en el exilio de Shanghai y figuras como Sygmun Rhee, coreano afincado en California. Ambas tendencias representaban una oposición que buscaba la presión internacional y la sumisión a grandes potencias, ya fuera el propio Japón (un estatuto de autonomía) o los Estados Unidos. No tenían presencia dentro de Corea.
  • La oposición comunista y sus aliados, la única fuerza con presencia real dentro de Corea. La guerrilla encabezada por Kim Il Sung era la vanguardia de las fuerzas comunistas dentro de Corea, tras la desaparición en 1928 del PCC.

La derrota definitiva de Japón se dio en agosto de 1945. Hasta el paralelo 38, la guerrilla y las tropas soviéticas ocuparon las principales ciudades. Cuando los guerrilleros y los soviéticos se desplegaron sobre el territorio liberado, se encontraron con que el propio pueblo coreano ya estaba creando un nuevo órgano de poder: el comité popular. Los guerrilleros vieron el potencial de este nuevo tipo de organización popular y comenzaron a extenderlo por todas las ciudades y villas.

Las tropas soviéticas se detuvieron en el paralelo 38, debido al acuerdo al que habían llegado con Estados Unidos para desarmar al ejército japonés. Sin embargo, para ese entonces, el ejército norteamericano estaba aún lejos de Corea y sólo llegaron tres semanas después de la liberación de Corea.

En teoría, la presencia de ambos ejércitos (norteamericano y soviético) sólo tenía un sentido: liberar Corea, crear las condiciones para que los coreanos pudiesen regirse a sí mismos -a través de una democratización y de elecciones generales para todo el país- y retirarse.

Sin embargo, Estados Unidos llegó a Corea cuando su presencia era ya irrelevante para la liberación del país y su propósito nunca fue la democratización. Cuando los norteamericanos llegaron, Corea del Sur era un hervidero social, donde los comités populares se habían extendido de forma autónoma y controlaban la situación. Estados Unidos reprimió los comités y devolvió a sus puestos a los antiguos gendarmes del régimen colonial. Una nueva dictadura había nacido, en la mitad de un país que quería ser independiente y permanecer unido.

Mientras las Unión Soviética retiraba sus últimas tropas de Corea en 1948, Estados Unidos aún sigue manteniéndolas a día de hoy. Corea del Sur se mantiene aún hoy como un régimen sin legitimidad histórica y producto de la ingeniería política imperialista en Asia Oriental.

Por lo tanto, la Revolución en Corea -que nació como lucha independentista- es un proceso inconcluso: la mitad del país aún está ocupada por el imperialismo; el socialismo sólo se construye desde 1948 en una parte del territorio.

No debemos entender el origen de la división de Corea como resultado de la existencia de dos proyectos políticos diferentes, cada uno apoyado por una parte del pueblo. Corea quedó dividida porque una parte de la misma fue ocupada contra su voluntad por Estados Unidos, abortando en el sur el proceso de liberación antiimperialista orientado hacia el socialismo que se daba en todo el país.

La propuesta del norte

Desde 1945, la situación de Corea se volvió bastante peculiar. Un país con casi 5000 años de historia común, que de repente se ve artificialmente dividido en dos zonas con sistemas político-económicos antagónicos.

Desde una perspectiva revolucionaria, las tareas en la parte norte -donde el pueblo coreano había alcanzado la liberación- era una revolución democrática que se orientase hacia el socialismo, mientras que la lucha en la parte sur continuaban siendo las de la liberación nacional.

Es decir, desde una perspectiva de clases, la revolución en Corea del Norte -al tener un carácter socialista- tenía como sujetos fundamentales a la clase obrera, el campesinado pobre (la inmensa mayoría), los intelectuales y algunos sectores populares y de la pequeña burguesía. En Corea del Sur, en cambio, algunos sectores de la burguesía podían tomar parte de la lucha, ya que no se busca como tarea prioritaria la construcción socialista, sina la liberación nacional.

En este sentido, la dirección revolucionaria encabezada por Kim Il Sung intentó desde un inicio una alianza antiimperialista en toda Corea, entre las fuerzas revolucionarias del norte y las fuerzas patrióticas del sur.

En 1948, se convocó en Pyongyang la Conferencia Conjunta de los Representantes de los Partidos Políticos y las Organizaciones Sociales de Corea del Norte y el Sur. A ella, acudieron todas las fuerzas políticas que no estaban comprometidas con Estados Unidos. Esto implicó a todos los partidos y organizaciones sociales de Corea del Norte y a la mayoría de fuerzas políticas de Corea del Sur, incluyendo a personajes como Kim Gu, antiguo líder del “Gobierno de Shanghai” y férreo anticomunista. A su regreso a Corea del Sur, Kim Gu fue asesinado.

La guerra de Corea debe entroncarse en este contexto: la lucha entre dos proyectos antagónicos; el de una Corea libre y unificada y el de extender a toda Corea la sumisión al imperialismo norteamericano. La guerra puso de manifiesto la voluntad del pueblo coreano de luchar hasta el final por su independencia y el socialismo y sólo el envío masivo de tropas norteamericanas pudo mantener el régimen neocolonial en el sur, en clara descomposición y sin apoyo popular.

Sin embargo, la guerra también radicalizó las posturas y conllevó una represión brutal, que anuló a las fuerzas revolucionarias en Corea del Sur.

No fue hasta 1972 cuando hubo una primera tentativa de negociación entre los “gobiernos” de Corea del Norte y del Sur. Kim Il Sung, como líder de la delegación norcoreana, propuso tres principios para la reunificación de Corea. Son los siguientes:

a) Corea debe reunificarse de manera independiente, sin depender de fuerzas extranjeras ni tolerar sus intervenciones. Traducido al contexto de la Guerra Fría, ni Estados Unidos, ni China, ni la Unión Soviética debían determinar la construcción nacional de Corea, que sólo debía ser fruto de la elección de su pueblo. Tanto China como la Unión Soviética, habían ayudado en momentos puntuales a la RPD de Corea, pero su gobierno revolucionario siempre fue muy celoso de su propia independencia y no permitió que las tropas extranjeras permaneciesen en Corea. Por lo tanto, era Corea del Sur la que debía deshacerse de la presencia estadounidense para llevar a cabo el proceso de reunificación.

b) Promover la gran unidad nacional por encima de las diferencias de ideología, ideales y régimen. Este punto hay que entenderlo como una forma de llegar a la confianza mutua, contraponer la propaganda surcoreana (“agresión del norte para teñir de rojo a toda Corea”) y buscar alianzas en clave antiimperialista con fuerzas no socialistas.

c) Reunificación por vía pacífica, sin emplear las fuerzas armadas.

Estas conversaciones no llegaron a acuerdos, debido a la naturaleza del régimen surcoreano, dependiente de Estados Unidos y de grandes monopolios.

Con la contrarrevolución en el campo socialista, hubo un nuevo intento de Corea del Norte de llegar a puntos de entendimiento con las autoridades de Corea del Sur, pretendiendo llegar a acuerdos que permitiesen el contacto directo entre el pueblo del Norte y del Sur, lo que contribuiría a dar una base firme a la reunificación.

Kim Il Sung esbozó diez puntos:
  • Fundar un Estado unificado independiente, pacífico y neutral mediante la gran unidad pannacional. La estructura de este estado sería confederal con igual participación de los dos gobiernos regionales del Norte y el Sur, y un Estado neutral, independiente, pacífico y no alineado, que no se incline hacia ninguna potencia.
  • Lograr la unidad basada en el patriotismo y el espíritu de independencia nacional. Es decir, al margen de planteamientos particularistas
  • Coexistencia, coprosperidad e intereses comunes.
  • Fin a toda pugna política que fomente la división y el enfrentamiento entre los compatriotas.
  • Confianza mutua, fin del miedo a la agresión mutua y fin de la perspectiva de “victoria sobre el comunismo” o “comunistización”.
  • Democracia.
  • Reconocer las propiedades estatales, cooperativistas y privadas y proteger el capital y los bienes individuales y colectivos, y las concesiones comunes con el capital extranjero.
  • Comprensión y confianza mutua mediante contactos, viajes y diálogos entre los agentes sociales de ambos lados.
  • Solidaridad y mayor unidad entre la población del Norte, el Sur y ultramar para lograr la reunificación.
  • Reconocimiento especial a aquellos que aporten a la lucha por la gran unidad nacional y la reunificación de la Patria.

Todos estos puntos se deben entender dentro de una perspectiva dialéctica. Es decir, en ningún caso puede entenderse que el objetivo final de los revolucionarios coreanos no sea el socialismo y la independencia nacional. Sin embargo, hay que entender dos claves políticas:

  • Corea del Sur está -aún hoy- sometida a uno de los mayores despliegues imperialistas de la era moderna y es necesario superar esa fase mediante la lucha y la movilización de todo el pueblo de Corea del Sur. Los 10 puntos de Kim Il Sung son una plataforma de mínimos hacia la unidad, que plantea como objetivo la liberación nacional, pero quitando de en medio el mayor obstáculo que a determinados sectores de Corea del Sur les hacen optar por Estados Unidos antes que por sus compatriotas del norte: el socialismo. La liberación nacional es una tarea que incluye a más fuerzas que la construcción del socialismo aunque, de forma natural, pueda desembocar en el socialismo.
  • La revolución en Corea se hizo en nombre del socialismo, pero también de la independencia. Para los coreanos, la independencia nacional es casi tan importante como la construcción del socialismo. No debemos perder de vista este aspecto a la hora de analizar la Revolución coreana.

La declaración conjunta y los acuerdos

La línea de acercamiento del gobierno norcoreano no pudo materializarse en acuerdos concretos hasta que hubo el primer gobierno social-demócrata de la historia Corea del Sur que no fue abortado por un golpe militar, encabezado por Kim Dae Jung, antiguo preso político.

El 15 de junio del año 2000, se firmó la histórica declaración entre Norte y Sur, que contiene los siguientes acuerdos:

El norte y el sur acuerdan resolver la cuestión de la reunificación nacional de forma independiente, basándola en los esfuerzos unidos de la nación coreana.

El norte y el sur, reconocen que hay puntos en común entre la propuesta de federación como punto de partida (propuesta por el norte) y la propuesta de confederación (impulsada por el sur), y acuerdan trabajar sobre estos puntos comunes en el futuro.

El norte y el sur acuerdan comenzar a resolver los asuntos humanitarios antes del día 15 de agosto del año 2000, incluyendo el intercambio de grupos de familiares separados y el asunto de los presos políticos de larga duración.

El norte y el sur acuerdan promover el desarrollo equilibrado de la economía nacional, a través de la cooperación económica y activando los intercambios y la ayuda mutua en todos los ámbitos: sociales, culturales, deportivos, sanitarios, medioambientales y otros.

El norte y el sur acuerdan mantener diálogos entre las autoridades de ambas partes para intentar poner en marcha los puntos señalados en el futuro próximo.

Todo esto sirvió para poner en marcha numerosos encuentros entre organizaciones populares de norte y sur, así como abrir zonas de cooperación económica, como el la zona turística del monte Kumgang o el complejo industrial de Kaesong.

Lee Myong Bak y el caso del Cheonan

La llegada al poder de Lee Myong Bak ha supuesto un retroceso histórico en cuanto al proceso de reunificación nacional abierto el 15 de junio de 2000.

Lee Myong Bak es uno de los máximos jefes del monopolio Hyundai y fue alcalde de Seúl. Su mandato fue conflictivo y fue investigado en dos ocasiones por la justicia por numerosas irregularidades inmobiliarias y de legalidad en los procesos electivos.

Llegó al poder por el desgaste económico del gobierno social-demócrata e incluyó en su programa electoral propuestas de gran impacto medioambiental y especulativo, como el Gran Canal Coreano (la propuesta de unificar todos los ríos navegables de Corea del Sur por una red de canales). Este tipo de propuestas fueron deshechadas una vez ascendió a la presidencia.

Sin embargo, la política de Lee Myong Bak estuvo en todo momento centrada en la confrontación contra la RPD de Corea. Recuperó gran parte de la práxis política de la época fascista de Corea del Sur, como las acusaciones a los sectores progresistas de estar organizados por “fuerzas en las sombras” (es decir, por Corea del Norte), la persecución de los comunistas y sus aliados y la definición del Norte como el principal enemigo de Seúl.

Ha reforzado la sumisión de Corea del Sur hacia Estados Unidos. Lee Myong Bak fue el primer presidente tras los acuerdos del 15 de junio en no celebrar la perspectiva de la reunificación en el aniversario, optando por viajar a Estados Unidos en esa fecha.

Ha roto acuerdos logrados por el gobierno socialdemócrata como el que permitía a Corea del Sur recuperar el control sobre su ejército en tiempos de paz, control que ahora recae sobre el Estado Mayor yanki.

También levantó la prohibición de importar carne de vaca norteamericana, prohibición que se había realizado ante las sospechas de que podía contener la enfermedad de las vacas locas. Todo esto provocó manifestaciones masivas que fueron duramente reprimidas.

El actual problema en torno al Cheonan deben entenderse en la dinámica de confrontación del gobierno del Gran Partido Nacional. Es una fabricación dirigida a legitimar toda la política agresiva anterior y justificar la nueva. De hecho, los desencuentros han sido constantes desde que Lee Myong Bak asumió el poder, mucho antes del hundimiento del Cheonan. Pero la actual crisis ha servido para terminar con todo tipo de comercio entre las dos Coreas (por ejemplo, se rompió unilateralmente las importaciones de arena desde Corea del Norte), las inversiones en zonas conjuntas (aunque aún hay 120 empresas en la zona mixta de Kaesong), se han congelado los fondos norcoreanos en el Sur, Corea del Sur está presionando para que cese todo tipo de acuerdo que incluya ayudas hacia Pyongyang, al tiempo que pide a China que prohíba el turismo chino en una de las zonas más bellas de Corea del Norte: el monte Kumgang, y -finalmente- se van a intentar forzar nuevas sanciones desde Naciones Unidas.

No es necesario comentar más sobre este asunto, que ha sido suficientemente tratado en otros artículos.

Conclusión

Si tomamos un mapamundi, vemos que Corea es una nación lejana. Sin embargo, la distancia psicológica a la que estamos de ellos es aún más grande, debido a la constante agresión mediática del imperialismo.

Ante ella, los comunistas del Estado Español debemos mostrar nuestra más férrea solidaridad internacionalista y apoyar a los revolucionarios coreanos en su lucha por el socialismo y la liberación nacional.

El 15 de junio del año 2000 se abrió un proceso dirigido hacia la reunificación, que la oligarquía surcoreana y el imperialismo norteamericano -a través de su títere, Lee Myong Bak- decidió abortar de forma abrupta a partir de 2007.

En cualquier caso, se han abiertos las primeras brechas y han saltado contradicciones dentro del bloque dominante en Corea del Sur. No sólo eso, un numero creciente de empresas surcoreanas han visto el potencial de la cooperación con Corea del Norte, en lugar de la confrontación, con lo que se ponen en total contradicción con la política del Gran Partido Nacional. Estas contradicciones pueden ser mayores en el futuro, de la mano de la caída de la popularidad de Lee Myong Bak desde el mismo año 2007 en que asumió la Presidencia.

Estas contradicciones, unidas a las protestas masivas que produjeron las concesiones a Estados Unidos en Corea del Sur, pueden derivar en el futuro a la alianza antiimperialista de toda la nación que Corea del Norte ha teorizado desde 1948.

Desde el Estado Español solo nos queda enviar todo nuestro apoyo y solidaridad con el pueblo coreano.

Juan Nogueira López

Karl Marx y el capitalismo

Me parecen de suma utilidad esta clase de programas y de explicaciones aptas para todos los públicos. A continuación una entrega de la serie Filosofía, aquí y ahora, dirigida por el filósofo, ensayista y docente argentino José Pablo Feinmann:

Composiciones de Josep Renau en la RDA

Hace un tiempo puse por aquí algunas de las obras del pintor y diseñador gráfico comunista español Josep Renau pero me centré demasiado en sus fotomontajes y carteles.

He de decir que he estado apunto de no poner estas imágenes pues soy de la convicción de que el exceso de propaganda puede cansar e incluso repeler al que la percibe, de hecho yo mismo admito que un país donde constantemente esté viendo símbolos idénticos y las caras de unos líderes históricos, por más que sea partidario de ellos, me cansaría en extremo. En los EEUU no hay murales recordando a George Washington y Lincoln en todas partes ni falta que les hace, les basta con propagar el modo de vida capitalista de otras muchas y más sutiles maneras.

Aún así los mosaicos de Renau aquí expuestos, salvo por una cara de Karl Marx y una muchedumbre marchando con banderas rojas, la verdad es que son bastante abstracto, original, vanguardista y moderno. Lo cierto es que más les valdría a muchos tomar nota de estas imágenes, que también son patrimonio iconográfico del socialismo y dejarse de tanta imagen retro calcada de la URSS de los años 30. El socialismo es algo que está vivo y no es para nada un recuerdo nostálgico.

Las siguientes imágenes corresponden a composiciones con mosaicos de gran tamaño realizados por el autor valenciano para espacios públicos de la República Democrática Alemana, patria de adopción donde murió.

Clicar y abrir en otra pestaña o ventana para ver más grande:









Sobre la cuestión del Tibet


Extraído de: http://socialismo-solucion.blogspot.com.es/2009/10/sobre-la-cuestion-del-tibet.html

El Tíbet se ha convertido en punta de lanza en la desinformación de los medios occidentales contra la China Socialista. No hay que ser muy astuto para darse cuenta, viendo ejemplos recientes como el de la ex-Yugoslavia y la antigua Unión Soviética, que lo que se intenta es desmembrar la República Popular para tener un estado títere en el corazón de Asia al servicio de los intereses imperialistas de Estados Unidos y otros países capitalistas. Aquí os dejo este breve pero interesante artículo para tener presente la historia del Tibet en los años de su liberación de la tiranía feudal.

Esclavos encadenados


Esclavo con la mano amputada


Aristócrata privilegiado


Dmitri Kósirev, RIA Novosti.

La rebelión del Tíbet contra el Gobierno central de China estalló hace cincuenta años el 10 de marzo de 1959. Dalai Lama, líder espiritual de una de las sectas budistas del Tíbet abandonó su patria hace esos mismos años (17 de marzo) entonces, tenía 24 años, ahora tiene 74.

Transcurrido medio siglo, tanto en el Tíbet como fuera de sus fronteras han cambiado muchas cosas y son varias las generaciones que no saben qué fue lo que ocurrió en esa lejana primavera.

Fueron acontecimientos muy ilustrativos que en esencia, reflejan las contradicciones entre la conservación de las costumbres y tradiciones y los cambios que impone la evolución cultural.

Para empezar, vale recordar cuál fue la actitud del Gobierno comunista que llegó al poder en China en 1949 con respecto a Tíbet.

A propósito, hasta ese momento, el Tíbet era parte de China, más exactamente, desde el siglo XIII bajo el imperio de Kublai Kan, nieto de Gengis Kan y primer emperador chino de la dinastía Yuan que unió a su imperio a China y el Tíbet.
Desde esos tiempos remotos, el territorio chino no ha cambiado mucho, a excepción de la independencia de Mongolia.
Hay que saber muy mal la historia para confundir a Mao Zedong y Kublai Kan .

En conversaciones sostenidas en Pekín en 1951, Dalai Lama no habló sobre la independencia del Tíbet sino sobre las condiciones para conservar su autonomía.

Dalai Lama propuso al nuevo gobierno la misma fórmula que hasta entonces se habían aceptado los gobernantes chinos; Pekín asumía los asuntos de defensa y política exterior sin intervenir en la vida interna y forma de vida de la población del Tíbet.

Y Mao Zedong aceptó. Puede ser porque el nuevo poder chino en esos momentos no contaba con recursos y posibilidades para hacer cambios en esa provincia lejana donde era casi imposible llegar. Todavía existe la polémica sobre si Mao fue un comunista auténtico, pero nadie puede negar que el controvertido líder chino ante todo fue un pragmático.

En 1955, el primer ministro chino permitió al corresponsal del diario soviético Pravda Vsévolod Ovchínikov visitar el Tíbet. Para esos años, fue prácticamente el único extranjero que pudo ver con sus propios ojos ese país desconocido. Ovchínikov escribió dos libros sobre el Tíbet en los que plasmó sus observaciones y juicios saturados de asombro y algunas veces, hasta de horror.

Por lo visto, las autoridades chinas quisieron que el periodista soviético describiera cómo Pekín cumplía las promesas hechas a Dalai Lama en relación a que el Gobierno chino no intervenía en los asuntos internos de la autonomía.

Los reportajes de Ovchínikov testificaron al mundo que en el Tíbet seguía siendo un reducto de feudalismo y esclavismo inalterable desde el siglo XIII.

En sus relatos, el periodista soviético contó por ejemplo, la suerte fatídica de tres esclavos fugitivos castigados con cargar un enorme yugo de madera con tres agujeros para sus cabezas.

Lo macabro ocurría con la muerte de uno de los castigados, ya que los dos reos restantes debían portar el cadáver de su compañero durante varios días hasta que llegara el funcionario de determinado rango con la llave para abrir el único candado que cerraba el yugo.

Además, por las calles de la Lhasa, la capital del Tíbet se veía muchas personas a las que les había cortado la nariz, las orejas o una mano en un castigo por delitos de acuerdo a las leyes que imperaban sólo en la autonomía y sin vigencia en el resto de China.

Entonces, el Tíbet era una región en donde vivían 850.000 vasallos o esclavos y 130.000 monjes libres al servicio de los lamas.

¿Y que podía pensar de esto Dalai Lama, líder de una doctrina religiosa que reconocía la superioridad del rico feudal y la inferioridad del campesino miserable, del monje inferior, del esclavo y finalmente la mujer?

Pues ese era precisamente el orden que establecía el budismo tibetano como resultado ineludible de la sucesión kármica, producto de virtudes o vicios en vidas o reencarnaciones pasadas.

Al respecto de Dalai Lama, Ovchínikov recuerda que durante una exposición industrial en 1954, Dalai Lama causó pánico porque en un momento se apartó de la delegación china y apareció más tarde en un pabellón embelesado observando trenes de juguete.

A propósito, la primera vía de ferrocarril se instaló en el Tíbet apenas el año antepasado.

¿Se puede incriminar al joven líder espiritual budista por querer conservar la forma de vida de sus antepasados?

¿Se puede acusar que Dalai Lama de estar implicado en la rebelión de 1959 que supuso la ruptura de los acuerdos suscritos en 1951?

Muchos se equivocan cuando piensan que los sucesos de 1959 fueron producto del "Gran Salto" (los experimentos ultra comunistas, preludio de la Revolución Cultural en China).

El Gran Salto comenzó mucho después, y Pekín no tuvo tiempo para violar el acuerdo pactado con Dalai Lama.

En el Tíbet, los lamas tenían otros problemas más serios, eran varios centenares de jóvenes que habían recibido educación en las escuelas y centros de capacitación técnicas chinos.

La rebelión ocurrió cuando la élite tibetana comprendió que esto era el síntoma de un cambio a una forma de vida que no cambió por siglos.

Pekín reprimió la insurrección con métodos extremadamente duros, los instigadores escaparon a India, entre ellos, Dalai Lama.

Todavía es complicado establecer si Dalai Lama emigró por su propia iniciativa o fue evacuado por gobiernos "benefactores", como también es difícil establecer hasta qué punto pudo estar implicado en la violencia que estalló durante la rebelión.

La historia de los emigrantes del Tíbet es triste. Esa gente afirma que cuentan con caminos secretos que llegan a la patria para recibir información de sus simpatizantes, pero la mayor parte de esos tibetanos en el exilio, inmersos en la forma de vida occidental, no saben cuál era el Tíbet que había antes y mucho menos cuál es el rostro del Tíbet de hoy.

La gran mentira sobre el Tíbet, al alcance en cualquier parte del mundo por la prensa, los clubes de amistad y fondos de solidaridad rompe todos los récords de desinformación, comparable tal vez con la campaña de desinformación sobre Kosovo o la situación en Timor.

Otro mito es que Dalai Lama sea el líder espiritual de los budistas del mundo. Dalai Lama no representa el budismo chino, ni el de sudeste asiático y el budismo zen en Japón.

En realidad los budistas del Tíbet son el 2 % de los budistas del mundo.

Además, en el Tíbet existen cuatro escuelas budistas independientes, y Dalai Lama pertenece a una de ellas, la gelugpa que se distinguen por sus vistosos bonetes amarillos.

En realidad, Dalai Lama es un líder religioso con pocos discípulos religiosos, una cantidad enorme de adeptos políticos y un número todavía mayor de simpatizantes engañados por una acertada estrategia informativa.

Repetir la tesis sobre la opresión del Tíbet y la destrucción cultural de este pueblo es tan absurdo como afirmar que hasta 1949 Tíbet era un país independiente.

Aunque, después del rebelión de 1959, sí hubo cambio en el Tíbet, se abolió la servidumbre y la esclavitud, se expropio la tierra a los monasterios y se repartió a los campesinos para que la trabajaran sin pagar impuestos durante veinte años.

Pekín ha invertido en Tíbet dinero en carreteras, salud y educación. No ha impuesto ninguna asimilación porque todavía los chinos representan menos del 5 % de la población que asciende a 3,5 millones de habitantes.

Una población que en cincuenta años se triplicó, más que todo porque aumentó el doble la esperanza de vida, ya que 
en 1959 el promedio de vida en el Tíbet apenas rozaba los 30 años.

Sin lugar a dudas el Tíbet de hoy no es el mismo al que había hace cincuenta años.

¿Será indispensable lamentarlo como aconsejan muchos?

¿O podemos ser optimistas en el futuro del pueblo tibetano, con o sin budismo?