sábado, 15 de junio de 2013

Contra el republicanismo nostálgico



Ay amigos, cuan fácil es salir a la calle a ondear una bandera y gritar que se jodan los Borbones, pero cuanto más difícil es elaborar proyectos sobre la mesa de cómo habrá de ser la III República. La verdad es que si la cosa sigue de esta manera yo ya voy a dejar de ser partidario de la III República pues está claro que el socialismo va a venir con la cuarta, o quién sabe si con alguna posterior.

La II República española fue un Estado capitalista, un Estado capitalista y colonialista fundado por una burguesía que, por fin, se hayaba en condiciones de completar la transformación de España, de páramo semifeudal en un país capitalista moderno, con una potente clase media y unas instituciones avanzadas. El modelo para España no era la Unión Soviética, como los charlatanes de la ultraderecha cavernícola española dicen, era por contra Francia, si omitimos el centralismo etnicida del país vecino y le aplicamos un sistema de vertebración autonómico que se parece bastante al actual.

La II República fue un régimen tan poco revolucionario que incluso padecía algunas de las vergüenzas propias del actual régimen de la Transición. Así pues la II República tampoco juzgó a los responsables de la dictadura de Miguel Primo de Rivera y en buena medida hubo de padecer muchas instituciones heredadas de este, que a su vez venían de más atrás, como era el caso del caciquismo rural, auténtica red de dictadorzuelos municipales que imponían su ley sobre toda la población.

La bandera republicana fue, además, la bandera bajo la cual se mantuvo un régimen colonial en Guinea Ecuatorial, parte de Marruecos y el Sahara Occidental.

Durante los años 20, para colmo, España había visto crecer dentro de si a otra casta parasitaria que impedía su desarrollo como Estado capitalista moderno, la casta militar de los africanistas, auténtica elite de chusqueros que pretendían desangrar al país en su propio Vietnam como era la Guerra de África, simplemente para poder ascender rápido y acabar codeándose con el poder. Y todo esto obviando el sufrimiento de los pueblos colonizados del norte de África. Y fue esta casta como un puñal con el que dificilmente tuvo que lidiar la República hasta su amargo final.

Pocos recuerdan también que muchos, aunque no todos, los militares que enterraron en una orgía de sangre a la II República, fueron precisamente quienes ayudaron a que esta naciera. Un caso fue el de Gonzalo Queipo de Llano, que pasó de ayudar a la llegada de la República a arengar a los violadores de la Legión y de la Falange por Radio Nacional de España.

La Segunda República española era ni más ni menos que un escenario en el que cualquier opción cabía, incluída la ultraderecha de la CEDA o Falange. Bueno, cualquier opción no revolucionaria, pero es que para la aristocracia feudal y las castas militar y clerical de este país no hace falta ser Salvador Allende para que le hagan contrato a Pinochet, les basta con que seas Franklin D. Roosevelt. ¿Acaso cabe en mente alguna la idea de que Manuel Azaña fuera Marxista? ¿Acaso alguien ha leído las reformas emprendidas por Largo Caballero, el supuesto Lenin español? ¿Nadie se ha dado cuenta de que las medidas sociales de la II República, todas ellas positivas, no solo eran compatibles con el capitalismo sino que hoy en día serían más que insuficientes? Pero si hasta los gobiernos derechistas de Francia habrían considerado razonables esas medidas. Y si alguien tiene alguna duda que clicke aquí para leer el programa del Frente Popular. La república en si no es más que un Estado en el que la jefatura del mismo se somete a plebiscito, y ya está, pero en si no es garantía de nada. Y es que en un país oscurantista, semifeudal y atrasado como España es muy fácil parecer un comunista por querer que haya escuelas públicas, del mismo modo que alguien que sepa hacer fuego con unos leños en una tribu paleolítica podría quedar a la altura de Isaac Newton.

Muchos olvidan que la II República, si fue defendida por los comunistas fue porque estos participaban en un gobierno burgués cuyo único fin era el de impedir que los fascistas conquistaran el poder por las buenas como en Alemania. Olvidan que la II República era para el pueblo trabajador español no un fin sino un medio, no un proyecto sino un mal menor, no un Estado socialista ni presocialista sino un Estado burgués contrario al fascismo, como lo podrían ser los sectores burgueses de la Resistencia francesa, entre ellos en General De Gaulle.

Muchos olvidan que Franco, en sus primeros comunicados militares tras el golpe de Estado, llegó a firmar con un Viva la República y Viva España. Olvidan que su bandera fue la tricolor y que esto solo cambió por interés de los sectores monárquicos.

La III República española, al paso que va, puede acabar siendo otro aborto más de nuestra historia, es un proyecto emborrachado y cirrótico de parafernalia fetichista, de banderitas, de nostalgia y de idealismo romántico. Banderas hasta la nausea, Himno de Riego, Ay Carmela, consignas republicanas, noticias sobre el Caso Noos, elefantes y fotos del Rey con Franco. Muy bien, ¿y ahora que hemos identificado al enemigo nos va a decir alguien cómo demonios ha de ser la III República? ¿Tiene alguien la más sencilla propuesta, aunque sea una fantasía personal para empezar a debatir algo?



Cartel del gobierno republicano de la Guerra Civil



Emblema del programa de debates de Cuatro, Al Rojo Vivo. Seguro que muchos ni se habían dado cuenta.

Y en esta labor de confusión, de medias tintas y de republicanismo folclórico se encuentra, cómo no, el esparring inofensivo del régimen, Izquierda Unida. Queremos que cualquiera pueda ser jefe de Estado, la República es libertad y derechos y bla bla bla. ¿Y cómo se articula esto, con leyes que aplicaréis cuando por arte de magia os dejen gobernar pero manteniendo la estructura capitalista del Estado?

Ni puta idea, todo son castillos en el aire, buenas intenciones, libertad abstracta, banderitas, cambiar los nombres a las calles y plazas, que me parece muy bien pero no hay que quedarse solo en eso.

Y es que, como siempre, Izquierda Unida y buena parte de los que les siguen, como asumidos actores secundarios que son del régimen, pueden permitirse el lujo de no hacer los deberes pues saben que su trabajo consiste solo en repetir curso, en asistir a clase para que no se diga que no les dejan matricularse. Una trampa para leones que seduce a toda clase de jóvenes revolucionarios con la maleza de sus símbolos y comunicados pero que tras caer en su caverna acaban convertidos en inofensivos gatitos.

Republicanos famosos:



Sí, el de la barba es Ho Chi Ming. Lo he puesto junto a esos sátrapas solo para recalcar lo increiblemente amplio, y por tanto ambíguo, que puede ser el término "República".

Otro más, seguro que no os lo esperabais:



Banderas de algunas repúblicas:






Otros ejemplos posibles de republicanismo sin más señas


Con Miguel Primo de Rivera durante su dictadura, republicanos con la II República, inexistentes o muy calladitos durante el Franquismo, monárquicos con el régimen de la Transición y ahora que el régimen hace aguas vuelven a sacar la Tricolor. Y es que en este mundo no hay cosa más sucia y oportunista que un sociata.


http://democracianacional.org/dn/modules.php?name=News&file=article&sid=2803

A estos mierdas se la suda la Monarquía o la República, pero el hecho de que no lo tengan claro demuestra una vez más que una república en sí no es garantía de nada.



Emblema de la República Social Italiana, último reducto del fascismo mussoliniano.


Canción republicana de Falange



En pocas palabras, cuando los revolucionarios queremos una III República la queremos porque el socialismo es incompatible con la Monarquía pero no porque la República sea sinónimo de socialismo, pues no lo es. Cuando los republicanos folclóricos de Izquierda Unida y similares quieren el regreso de la República es, en cambio, porque su ideología progre y sin fundamentos se basa en una radicalización del derecho a elegirlo y votarlo todo pero sin orientación alguna, es decir, la Guerra de Irak fue un crimen porque "la gente" estaba en contra, llegan a estar a favor y la habrían apoyado como hicieron cuando se cruzaron de brazos ante el ataque a Libia o cuando se posicionaron en contra de Siria. Y es que claro, cuando niegas u omites conceptos tan básicos como la lucha de clases o la lucha antiimperialista es lógico que acabes cayendo en aberraciones hippiosas como que "la gente" o "la ciudadanía" son el motor de la Historia. Que el 15M en su santa ignorancia de movimiento recien nacido diga estas tonterías es comprensible, pero que lo haga un partido en el que se supone que más de la mitad son marxistas, eso es un crimen.


Homenaje a los combatientes republicanos españoles en Francia. Sin duda se merecen todos los honores pero también esto es una prueba de que el republicanismo español no asusta realmente a las potencias europeas de hoy en día.




Lo que me preocupa no es la bandera que ponen sino la que no quitan (UE).


¿Será quizás también un defecto cultural de los españoles el perder más tiempo siempre en el misticismo de los símbolos que en los contenidos abstractos? Quizás vivir durante siglos bajo los crucifijos mientras se ignora al cristianismo haya generado en nosotros una serie de taras fetichistas sin contenido alguno. Y es que hay mucho que no se pierde las procesiones del 14 de abril (envoltorio litúrgico) pero que luego se mantiene a kilómetros de cualquier tipo de posicionamiento que requiera leer algo más que consignas y artículos del diario Público (contenido). Los revolucionarios son también un producto del sistema que quieren destruir, no lo olvidéis.

Ejemplos de democracias radicales y republicanas:



EEUU


En muchas zonas de los EEUU existen diversas formas de participación ciudadana mucho más democráticas y participativas que en España. La participación llega al punto de que no solo alcaldes y concejales son electos, lo son incluso fiscales de distrito e incluso el sherif. Y este tipo de libertad radical se permite precisamente porque es una manera de que el sistema se vea legitimado, que sus súbditos lo vean y sientan como suyo pues la ideología oficial mantendrá esa libertad en su correspondiente lugar. Así las cosas, dejas que el populacho inculto lo decida todo y al cabo de un tiempo los tienes protestando porque a sus hijos les enseñan la Teoría de la Evolución y no el Génesis de la Biblia.

En otras épocas podrían haber votado hasta el linchamiento de todos los negros y forasteros o que 2 más 2 son 22.

Suiza


La caja de caudales del capitalismo mundial cuenta con un sistema asambleario, sí, eso que tanto gusta a la ultraizquierda, el sistema de los llamados Landsgemeinde, único en el mundo que transmite todas las decisiones de las mismas desde los municipios hasta el gobierno confederal. Esto que para muchos podría ser el modelo de una anarcocracia 15mayista es, sin embargo, un Estado cuya población se orienta hacia una extrema derecha en franca lucha contra la inmigración.



En conclusión, la democracia participativa está muy bien, la transparencia está muy bien pero decidirlo todo no nos traerá ni la libertad ni el socialismo ni nada, es más, puede incluso ser una herramienta de control de la población.


Esta podría ser una imagen de la III República si seguimos así y es que a mi me da lo mismo una Monarquía de Juan Carlos/Felipe que una República de Aznar.


Mihai I, último rey de Rumanía. Durante los años 90 la República de Rumanía le autorizó volver y, no contentos con esto, le regalaron inmensos terrenos públicos con los que se dedicó a especular. Preparaos para ver a Juan Carlos I jubilado en su yate con la tricolor ondeando en la popa.


Es por todo esto que yo planteo:

¿Cual es el modelo económico de la III República?

¿Cual será su política agraria?

¿Cual será su política industrial?

¿Cual será su política de cara a las Fuerzas Armadas?

¿Cual será su política educativa?

¿Cual será su política de cara a la pequeña y mediana empresa?

Posicionamiento internacional con los países del Tercer Mundo... menos ONGs limosneras y más independencia y socialismo.

Política de vivienda.

Posición ante la OTAN.

Posición ante la Unión Europea.

¿Cómo plantear la salida del Euro?

Modelo de Estado: ¿federación, confederación, cada uno por su lado?

Posición ante Gibraltar.

Posición ante Ceuta y Melilla.

Respuesta del republicano folclórico: "Ueeeeaaaaaaaaaaaaaaaa, libertad libertad, Borbones hijos de puta, vivan los elefantes de Botswana".

Preguntas para republicanos folclóricos:

¿Qué argumentos defenderías...

...si el Rey no cazara elefantes ni ningún bicho viviente...
...si los gastos de la Monarquía no fueran tantos y de hecho fuera hasta barata...
...si el rey no fuera un putero ni sus hijas y yernos unos delincuentes...
...si se pagaran ellos solitos sus bodas y yates...
...si se sometieran a referendum periódicamente como la casa real británica en Australia...
...si la CEDA hubiera ganado las elecciones de 1936 y el fascismo se hubiera construído desde las instituciones republicanas...
...si la institución monárquica hubiera vuelto por medio de un referendum democrático y no por imposición de un genocida?

Todas estas circunstancias podrían haberse dado y es que aunque nosotros aprovechemos estas circunstancias para cargarnos este régimen, estos no son el núcleo de todos los problemas sino circunstancias del capitalismo en sí.

3 comentarios:

  1. No serías un íbero rebelde si no escribieras cosas como esta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Creo que este enlace podría interesarte. Saludos. http://www.armesilla.org/2016/11/razones-para-una-iii-republica-unitaria.html

    ResponderEliminar
  3. Además, cuando escribes "Modelo de Estado: ¿federación, confederación, cada uno por su lado?": ¿No deberías incluir el modelo uniatrio? Es una opción tan válida como otra cualquiera (y la que mejor casa con la construcción del socialismo). Saludos.

    ResponderEliminar