sábado, 15 de junio de 2013

Respuesta a un artículo sobre el arte socialista norcoreano



Link del artículo:

http://kimjongilia.wordpress.com/2010/10/12/la-belleza-extrema-del-arte-socialista/#comment-11

Bueno, yo no voy a ir con los clásicos topicazos de "dictadura", "totalitarismo" y milongas típicas. Sin embargo he de recordar que el arte, como tal, no tiene porqué ser una herramienta, no tiene por qué tener una misión propagandista y, de tenerla, no tiene por qué estar sujeta a esos cánones clasicistas que aquí se defienden.

Según el presente texto el Guernica de Picasso, o incluso el cuadro que el mismo autor dedicó a las víctimas coreanas de los EEUU en la península, serían una aberración burguesa alienante y perpetuadora del capitalismo.

Y también deberíamos, por tanto, calificar de decadente toda la cartelería comunista soviética, cubana y española, y ¿porqué no? también las pinturas de Altamira, las cuales no se ajustaban a ideales estéticos realistas siendo, por tanto, "alienantes".

¿Qué deberíamos hacer nada más llegamos al poder? ¿Mandamos a la hoguera todo el patrimonio cultural que no se base en niñitos sonriendo mientras ven un tupolev surcando el cielo? Ese exceso de propaganda explícita aburre, cansa, puede generar rechazo y, en el mejor de los casos, deja indiferente.

La verdad es que me parece un poco contradictorio que siendo partidario/a del Juche, ideología que, hasta donde yo se, promueve que cada pueblo indague en sus raíces culturales para construir su propio modelo socialista, promueva una copia clónica del modelo norcoreano. Los coreanos son un pueblo de extremo oriente, un pueblo de cultura y moral enormemente conservadora y, por tanto, su modelo solo es aplicable y entendible por y para su pueblo. Por cierto, la religión y el confucianismo también fueron y son elementos alienantes de las clases superiores y nadie aquí dice nada. ¿Cómo se supone que debería aplicarse el modelo norcoreano en España? ¿Creamos un socialismo católico, apostólico y romano? No podríamos ni aunque lo intentáramos pues el catolicismo es el arma de un Estado conocido como el Vaticano, y la cultura generada por su culto es irremisiblemente feudal y reaccionaria. El modelo norcoreano no es exportable, como no lo es casi ninguno. De ahí que fenómenos como el maoísmo solo hayan tenido éxito en países asiáticos, el baazismo en el mundo árabe y la revolución cubana en Latinoamérica. Pero promover el modelo norcoreano en España es tan absurdo como lo fue, y es, el maoismo norteamericano o emular a Ho Chi Ming en Inglaterra. De ahí que las revoluciones siempre se extiendan entre países limítrofes y cercanos culturalmente.

Un saludo

No hay comentarios:

Publicar un comentario